Cuestión de Cojones

en Sociedad-Política

A medida que me hago mayor llego a la conclusión de que en la vida solamente hay dos formas de resolver los conflictos, os las detallo a continuación:

A) Con inteligencia

B) Con fuerza, en este texto me referiré con la palabra “echárle huevos”

Cuando un loco Yihadista se monta en un coche, le importa un huevo todo, lo estrella contra todo, se baja armado hasta los dientes y empieza a disparar y a acuchillar a todo diestro y siniestro… para luchar contra esto, no queda otra, hay que echarle cojones.

Esta gentuza es poco inteligente, aplica la fuerza, sus cojones, en su máxima expresión, hasta su muerte y es un escenario muy complicado para poder buscar una solución.

Occidente tiene de sobra inteligencia y cojones, hasta ahora solo está aplicando la inteligencia, pero si hacemos la suma de A + B, como dirían los vascos “sería la ostia patxi”, los tumbamos señores, los borramos del mapa.

“Echarle huevos con inteligencia señores” e ahí la cuestión, e ahí la solución. No hace falta que todos seamos inteligentes, pero sí hace falta que todos tengamos cojones. Los cojones hay que tenerlos en todos los niveles, desde los políticos que nos gobiernan, las empresas e instituciones, hasta el ciudadano de a pie que coge su monopatín y se lo tira a la cabeza a un yihadista porque está acuchillando a una mujer (olé tus huevos Ignacio Echeverría).

No me quiero alargar más y no quiero añadir más variables a este texto, como podría ser el factor miedo o terror, que también perderíamos. Para finalizar, citaré acontecimientos históricos donde se han aplicado estos dos factores y como acabaron.

  1. Batalla de Lepanto en 1.571 = Solamente cuestión de cojones, miles de hombres contra otros tantos miles de hombres, resultado, miles de muertos, ganaron los catálicos a los turcos/otomános.
  2. Batalla de Leningrado en la 2ª Guerra Mundial = A Hitler se le metió entre ceja y ceja esta ciudad, su principal error, pero lo que no sabía es que los Soviéticos le iban a echar muchos huevos, resistieron durante más de 900 días y hubieron millones de muertos. Ganaron los Alemanes, pero debilitó tanto a sus soldados que fue el inicio del declive del ejercito nazi.
  3. La Crisis de los Misiles de Cuba en 1962 = Aquí la inteligencia de Kennedy pudo con los cojones de sus generales, se dice que históricamente decidió muy bien ya que si hubiera dejado hacer a sus altos mandos igual no estaríamos leyendo este texto.
  4. La guerra de los 6 días en 1967 = Un ejemplo de los judíos en la aplicación de la suma de los dos puntos, inteligencia + fuerza. La actual Egipto junto con sus aliados se disponían a borrar del mapa a Israel, un ataque relámpago con muchos cojones y mucha inteligencia dejo al frente árabe en calzoncillos, nadie se esperaba lo ocurrido, pero lo hicieron y ganaron.

Espero que este texto invite a la reflexión de todo aquél que lo lea. Yo mientras tanto, como siempre, ofrezco mi inteligencia altruistamente a políticos y gobernantes para transmitir mis ideas sobre medidas de seguridad pasivas, inteligencia digital y miles de cosas que me rondan por la cabeza, cojones, con esta gente, no me faltan, pero empecemos con orden amigos.

Tags:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*