Oscuro
Claro
Bienvenido - 01/04/2024
27/03/2024
1 min de lectura

Una marca de tiza que costó 10.000 dólares

Siempre me ha gustado la fábula motivadora de aquél ingeniero que fue contratado para arreglar un buque mercante tirando en alta mar y que cobró un pastizal por simplemente apretar un tornillo, pues bien, resulta que esta historia ha existido en la realidad, aquí os la dejo.

En la planta de Ford en River Rouge había un problema técnico con un generador grande y los ingenieros eléctricos de la planta no podían averiguar dónde estaba el problema.
El propio Ford recurrió a un ingeniero externo, Charles Proteus Steinmetz en busca de ayuda.

Cuando el «pequeño gigante» llegó a la fábrica, rechazó cualquier tipo de ayuda y exigió una libreta, un bolígrafo y un catre.
Pasó dos días y dos noches en la fábrica, escuchando el ruido del generador, mientras realizaba innumerables cálculos extraños y complicados.
Luego, bruscamente, les exigió que le trajeran una escalera, una cinta métrica y una tiza para pizarra.
Haciendo un esfuerzo considerable (dada la displasia de joroba y hombro que padecía), subió por la escalera, hasta llegar a la parte superior del generador.
Luego, usando la cinta métrica, calculó un punto preciso en la superficie de la enorme máquina, donde hizo una marca con tiza.
Luego bajó la escalera y les dijo a los ingenieros escépticos que lo rodeaban que tendrían que quitar la placa lateral, desmontar la bobina del generador y quitarle 16 vueltas de cable, comenzando desde el lugar exacto donde había hecho su marca de tiza.
Cuando se hicieron las correcciones, ante el asombro de los ingenieros, el generador volvió a funcionar perfectamente.

Posteriormente, Ford recibió una factura de diez mil dólares, firmada por Steinmetz de General Electric.
El célebre empresario estadounidense se la devolvió, reconociendo el excelente trabajo realizado por el genial ingeniero de origen europeo, pero respetuosamente pidiéndole una factura más detallada (¡diez mil dólares era una suma astronómica en aquella época!).

Steinmetz accedió a la solicitud, devolviendo la factura, a la que agregó el siguiente detalle:

  • Marca de tiza en el generador = $1
  • Sepa dónde marcar = $ 9,999
    Total a pagar = $10,000

La cuenta fue pagada. En silencio, sin protestas y sin más dilaciones.


Amigos, esto demuestra que la experiencia, la adquisición de conocimientos y el saber hacer DEBE de ser remunerada y reconocida. Lamentablemente vivimos en un país donde conseguir esto es muy complicado y solamente a los abogados y médicos se les paga bien, el primero porque te salva de la cárcel y el segundo porque te salva la vida 🙂

Hola 👋 !!!

Me haría mucha ilusión que te registraras para que recibieras las novedades semanales todos los viernes, si hay novedades te lo mandaré y sino, no me pondré pesado y no te mandaré nada 😉

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

1 Comment

  1. Muy buena la historia, sí señor. Y no hay nada como formarse, formarse y formarse 🤗

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

Evento TENIS DE MESA en Burjassot

IrTop